Teléfono+34 914 450 704 CONTACTO

Pozo en Gambia

La mano de la solidaridad de la Familia Sopeña ha llegado a África, a través de la ONG ‘Siente Gambia’, en forma de un pozo de agua y alimentos para una escuela.

Las aportaciones han salido de un grupo de personas de nuestro Centro Sopeña Toledo. Tenían prevista realizar una comida de confraternización que tuvieron que suspender debido al confinamiento estricto de los primeros meses de 2020.

El dinero que se iba a invertir en la comida y en el encuentro, al no poderse realizar por cuestiones de seguridad sanitaria, se destinó a la construcción de este pozo de agua en Sambuyan, uno de los pueblos más deprimidos de Gambia, y al reparto de arroz y aceite a los niños del Spring of Life School.

Gracias desde Gambia

Este proyecto se ha sacado adelante gracias a la mediación de Irene Carrasco García, enfermera voluntaria en la ONG ‘Siente Gambia’.

Los beneficiados se han puesto en contacto con las familias toledanas y han compartido mediante redes sociales su agradecimiento antes el generoso gesto. “Un millón de gracias por vuestra solidaridad”, han expresado.

El pozo construido suministrará agua a unos huertos “muy precarios” y supondrá una mejora evidente en la calidad de las cosechas.

El resto de la aportación permitió comprar sacos de arroz y litros de aceite para niños con mayor necesidad del Spring of Life School.

Familia en Gambia

Desde la ONG han lanzado el siguiente mensaje: “Ahora y más que nunca esta ayuda vuestra significa mucho. Gracias también desde Siente Gambia a todas las personas que desde Madrid han colaborado. Gracias a todos. Como diría Santa Teresa de Calcuta: ‘Yo puedo hacer cosas que tú no puedes, tú puedes hacer cosas que yo no puedo, pero juntos podemos hacer grandes cosas”. Creo que lo hemos demostrado y lo seguiremos demostrando. Con los de aquí y los de allí, porque todos somos uno. Gracias de todo corazón en nombre de Siente Gambia”.

En la Fundación Dolores Sopeña, como creía nuestra fundadora, constatamos una vez más, que la solidaridad y los gestos solidarios se contagian y multiplican y construyen lazos fraternos entre las personas.